Autoconsumo fotovoltaico: mitos, verdades y beneficios

0
193

El pasado junio, el Tribunal Constitucional tumbaba la prohibición del autoconsumo fotovoltaico compartido en comunidades de vecinos dentro del Real Decreto 900/2015, también conocido como «impuesto al sol». De este modo, se terminaba con un proceso que penalizaba el uso de energías renovables y complicaba esta necesaria revolución energética. Hoy, queda en manos de las distintas autonomías la regulación de un asunto muy importante. Estamos hablando de reducir las facturas de la luz, de ayudar al medio ambiente. Estamos hablando de crear puestos de trabajo en nuestro sector.

Más de 135.000 puestos de trabajo

En el año 2014, un estudio publicado por ISTAS, dentro del proyecto Empleo Verde cofinanciado por el Fondo Social Europeo, aportaba cifras realmente ilusionantes.

Si se apoyaran las instalaciones de autoconsumo, concluía el estudio, podrían llegar a crearse 135.779 puestos de trabajo, de los cuales más de 79.000 serían empleos directos.

Es decir, que además de los instaladores de placas fotovoltaicas, dinamizaría el sector de la construcción. Se rehabilitarían edificios, se realizarían nuevas instalaciones eléctricas, se potenciaría la domótica.

Pero al margen de los beneficios evidentes para el sector, el autoconsumo fotovoltaico arroja muchos otros. Vamos a verlos.

El autoconsumo fotovoltaico ayuda al medio ambiente

Si se potenciara el autoconsumo fotovoltaico, tendríamos, en primer lugar, un aire más limpio. Utilizar energías limpias implica eliminar partículas tóxicas del aire que respiramos, porque eliminamos combustibles fósiles. Es dejar un mundo más limpio tanto para nosotros como para nuestros hijos.

Además, no debemos olvidar que ayuda a conseguir los objetivos nacionales y también europeos en lo que respecta a las energías renovables.

Favorece nuevos modelos de negocio

En un mundo que va a toda velocidad en cuestiones de nuevas tecnologías y sostenibilidad, modernizar el negocio propio o crear una nueva línea dentro de la empresa es fundamental. El autoconsumo fotovoltaico se convierte de esta manera en un impulsor del desarrollo profesional.

Ahorra en la factura final de la luz

Para el consumidor final, sea particular o empresa, la instalación de placas fotovoltaicas implica un ahorro final considerable, puesto que al generar su propia energía elimina costes añadidos por parte de las distribuidoras.

Consumo responsable

Es conveniente recordar, y hacérselo recordar a quienes se plantean instalar placas en su domicilio, que además del ahorro directo al generar nuestra propia energía hay un ahorro indirecto, puesto que quienes se autoabastecen en parte o totalmente toman conciencia de que no hay que derrochar energía.

Mayor eficiencia energética

Se estima que un 10 por ciento de la energía se pierde en el transporte y la distribución. El autoconsumo fotovoltaico elimina esa pérdida.

Mitos sobre el autoconsumo fotovoltaico que debemos desterrar

El llamado «impuesto al sol» ha generado mucho debate. Por desgracia, este debate también ha creado ciertas «verdades« que no lo son. ¿Me multarán si pongo placas fotovoltaicas?, ¿son legales? A estas y otras preguntas les damos respuesta a continuación.

¿Pueden multarme si instalo placas fotovoltaicas?

No. En absoluto. Cualquier ciudadano o empresa puede optar por el autoconsumo fotovoltaico. Otra cosa es que, debido al Real Decreto antes mencionado, las instalaciones para producir energía y venderla a la red ya no reciba ayudas. Es decir, quienes instalaban placas para revender esa energía se habrán encontrado con que no son viables económicamente en la mayoría de las ocasiones. Pero como consumidor final, instalar placas fotovoltaicas no implica sanción ninguna. Ni mucho menos.

¿Es legal tenerlas?

En sintonía con lo dicho anteriormente, sí, completamente legal. Es más, su procedimiento de legalización se recoge en el Real Decreto antes mencionado.

¿Son rentables ahora que no conllevan subvenciones?

Lo son, y mucho. Aun sin subvenciones, se estima que el coste de las placas fotovoltaicas se amortiza entre 6 y 9 años después de su instalación. De hecho, solo generan ahorro durante toda su vida útil, que se estima en unos 25 años.

¿Realmente produce la suficiente energía como para que me compense?

Sin duda, y más en lugares como Málaga, donde el sol es tan habitual. Dependiendo de cada caso, podremos generar energía solar para autoabastecernos o para, por ejemplo, calentar el agua. Pero en cualquiera de los dos casos el ahorro es importantísimo.

Por la noche, ¿tengo que tirar de electricidad normal al no haber sol?

Para nada. Las placas solares cuentan con acumuladores que pueden dar suministro en las horas sin sol. Incluso en un día nublado.

¿Son caras las instalaciones?

Antes lo eran, pero esta energía ha alcanzado ya su economía de escala. De hecho, es una de las energías más baratas que hay, incluyendo las fósiles. No hablemos ya si se trata de llevar electricidad a zonas desabastecidas (cortijos, pueblos pequeños, etcétera).

Todas estas son cuestiones que un profesional del sector conoce perfectamente, pero es interesante contar con esta información para aportársela a potenciales clientes. Por desgracia, en los últimos años se ha hablado mucho del autoconsumo fotovoltaico y se han creado mitos que necesitamos desterrar.

Dejar respuesta