La nueva factura de la luz ya induce cambios de hábitos en los clientes

Jul 6, 2021

Puede ver la noticia original en la página de Cinco días haciendo clic aquí

La nueva factura eléctrica por la que todos los consumidores han pasado a tener precios diferenciados por tramos horarios, para la potencia y el consumo, entró en vigor el 1 de junio. Ahora el consumo se diferencia en tres periodos: hora punta [entre 10 y 14 horas, y entre 18 y 22 horas], con precios más caros, hora llana [de 8 a 10 h, de 14 a 18 h y de 22 a 00 h], con precios intermedios, y hora valle [de 00 a 8 h, y todo fin de semana y festivo], con precios más baratos. Con estos cambios, la CNMC aconseja a hogares y empresas que reduzcan el consumo en el periodo punta y lo trasladen a periodos llanos y valle.

Según Red Eléctrica de España (REE), la jornada laboral, el cierre de los comercios a mediodía, la actividad industrial y la mayor ocupación de los hogares al final del día explican por qué la demanda no es uniforme. En invierno, las horas de mayor demanda se dan entre las 11.00 y las 12.00 h por la actividad empresarial, o bien entre las 19.00 y las 20.00 por la confluencia entre actividad comercial y ocupación de las viviendas. Sin embargo, en verano se producen en las horas centrales del día, coincidiendo con la mayor temperatura.

El operador del sistema eléctrico subraya que durante estas horas es más costoso producir electricidad porque es necesario que funcionen las centrales de producción más caras, que son también las que más CO2 emiten. Además, todo el sistema eléctrico tiene que dimensionarse para atender la demanda en este reducido número de horas. De este modo, son necesarios 4.000 megavatios (MW), que equivalen a diez centrales de ciclo combinado de 400 MW o cuatro nucleares de 1.000 MW, para atender las 300 horas punta o de mayor consumo anuales.

Con la nueva factura eléctrica, el consumidor puede obtener ahorros, trasladando su consumo hacia periodos más baratos, evitando encender varios aparatos a la vez; si tiene acumuladores nocturnos, aumentando la potencia contratada en el periodo de valle para cargar en un periodo más corto, o cargando el coche eléctrico por la noche. Según la CNMC, evitar el encendido de todos los aparatos a la vez podría inducir un ahorro de entre 200 y 300 euros anuales a un consumidor con alto equipamiento eléctrico, si ajustara la potencia contratada en punta.